Puerto Rico Mobbing

Saturday, May 27, 2006

ACOSO LABORAL O MOBBING EN PUERTO RICO

ACOSO LABORAL O MOBBING EN PUERTO RICO

En Puerto Rico se han realizado pocos estudios sobre el tema de acoso laboral o psicológico en el trabajo, mejor conocido como “Mobbing”. La investigadora Colón (2000) realizó un estudio descriptivo con relación a las leyes laborales y el maltrato en el trabajo. La Dra. Astrid Soto (2001) realizó un estudio de caso y lo público en un rotativo de Puerto Rico; El acoso moral en el trabajo y su impacto en las organizaciones, el 10 de septiembre de 2001. Dos años más tarde los investigadores Martínez, Arroyo, Rodríguez, Seijo, Sepúlveda y Tirado (2003) realizaron un estudio exploratorio del acoso psicológico en Puerto Rico, con el propósito de identificar los comportamientos de acoso, los efectos del acoso a nivel físico y psicológico. Posteriormente Guzmán, Martínez, Merle, Torres y Viera (2003) realizaron otra investigación con relación al acoso psicológico en una muestra de empleados públicos en Puerto Rico. Luego Rodríguez y Martínez (2003) estudiaron el acoso psicológico en el trabajo en una muestra de empleados públicos de organizaciones de servicios de la salud. Otro estudio realizado por Arroyo, Martínez y Pérez (2004) estudiaron el acoso psicológico en una muestra de empleados en Puerto Rico. En el 2005 presenté el primer estudio empírico en el país: “Las diferentes estrategias de acoso y su relación con los niveles de depresión en una muestra de empleados”.
Al analizar los hallazgos, se encontró que el 90% manifestaron haber sentido algún tipo de acoso. Se encontró en el estudio que existe una relación entre el mobbing y la depresión, sin embargo queríamos conocer cuál era su alcance y a qué niveles afectaba a los participantes que habían percibido algún tipo de acoso psicológico. Como se había hipotetizado, se demostró que existe una relación significativa positiva entre el número de estrategias de acoso psicológico en el trabajo percibidas por los participantes y su relación con los niveles de depresión. En la medida que aumentó el número de estrategias sufridas por las víctimas, consecuentemente aumentaron los niveles de depresión. Además se encontró que las personas divorciadas/ separadas o viudas reportaron un promedio mayor de número de estrategias de acoso percibidas comparado con los casados. Por ultimo, se realizó una comparación múltiple entre los niveles de depresión de los participantes.

Los hallazgos indicaron que las personas con depresión grave percibieron un número mayor de acoso psicológico comparado con las personas normales y los de depresión leve. Esto evidencia que existen personas en las agencias laborando con este nivel de enfermedad y siendo víctimas de acoso. Estos no sólo pone en riesgo al patrono por las pérdidas económicas, baja productividad; sino que también tienen en sus agencias potenciales suicidas. Ante el “mobbing” es fácil que aparezca un estado depresivo severo, que produce la pérdida de ganas de seguir adelante y el interés por todo. Puede darse casos en que la víctima tenga ideas suicidas. Entonces se hace imperante una intervención médica y psicoterapéutica.
Actualmente estudiantes doctorales en Psicología Clínica, Psicología Industrial/Organizacional y Psicología de la Salud de las diferentes instituciones universitarias están realizando estudios sobre el tema.

La Estigmatización del Mobbing y sus consecuencias en Puerto Rico

Hablar de Acoso laboral o Mobbing en Puerto Rico es un tema estigmatizado y poco conocido y/o entendido por las victimas y victimarios. Empresarialmente pasa como un conflicto personal entre los empleados, problemas de actitudes de la victima y otras tantas razones para no enfrentar la situación de manera positiva. Las consecuencias del “mobbing” no las sufre únicamente la víctima, sino que este fenómeno también afecta negativamente a la empresa en la que se produce. Queda claro que en las empresas en que se desencadenan los procesos de acoso se experimenta una disminución de la eficacia y del nivel de atención a los clientes y por lo tanto del producto final con los consiguientes efectos negativos sobre su imagen y su credibilidad social. Disminuye también el número de clientes como consecuencia del empeoramiento de los servicios prestados, a la vez que aumenta el tiempo de trabajo perdido en bajas laborales, enfermedades, accidentes e incapacidades. Debido a las reclamaciones y denuncias interpuestas por los afectados/as pueden verse incrementados los costos por indemnizaciones a la vez que la imagen de la empresa empeora ante los consumidores.

El problema que existe en Puerto Rico es el miedo a ventilar los hechos por parte de las victimas o hacer publica la situación a la que se ven sometidos, o lo que es peor en la mayoría de los casos si el afectado se queja termina siendo marginado o ignorado y muchas veces cesanteado sin conocer sus derechos. Por esta razón jamás llegaremos a conocer con certeza el número de afectados en la Isla.

Legislación de Acoso Laboral en Puerto Rico

La falta de legislación sobre el tema y falta de interés de la alta jerarquía de las empresas por controlar estos casos, que para mi debería de ser fundamental, supone una situación de indefensión para el trabajador afectado, este se ve desamparado por dos de los mas importantes mecanismos de defensa que tiene. Con el fin de hacerle justicia a cada uno de los seres humanos que fueron mancillados en su dignidad y no encontraron un foro adecuado, ni ayuda legal apropiada o psicológica, la Senadora Lucy Arce presentó el Proyecto de Ley 1008, en colaboración de la Dra. Jackeline Rosado (la suscribíente), Lcdo. Carlos Mondríguez, Dr. Miguel Martínez y otros.

El propósito del Proyecto es fijar la política pública del gobierno con respecto al acoso laboral; prohibir ese tipo de conducta; definir los términos de aplicabilidad; imponer responsabilidades y deberes del patrono; así como fijar la responsabilidad civil y criminal; instituir el recurso de injunction y el procedimiento sumario; honorarios de abogado y costas del proceso judicial; otorgación de dispensa de cumplimiento con remedios administrativos y disponer la vigencia de esta Ley. El proyecto será sometido para su votación final, luego de pasar por el crisol de vistas publicas, de ser favorable solo faltara la firma del gobernador para covertirse en Ley.

Etiología del término “Mobbing” o Acoso Psicológico en el Trabajo

“Mobbing” es una palabra que no había sido utilizada en el lenguaje inglés. Fue usada por el etólogo Konrad Lorenz, para describir el comportamiento de grupos de animales. Él llamaba “mobbing” al ataque de un grupo de animales pequeños a un animal grande. Heineimann, médico suizo en el 1972, interesado en lo que hacían los niños entre los recesos de clases utilizó la terminología de Lorenz y llamó “mobbing” a la conducta destructiva de un grupo de niños dirigida a otro niño. Leymann lo tomó prestado en la década de 1980 para aplicarla a conducta similar en el ambiente de trabajo.

Deliberadamente decide no utilizar él termino en inglés “bullying”, el cual utilizaban investigadores ingleses y australianos (en los Estados Unidos, también se usa él termino “mobbing”), ya que la mayoría de las veces esta destructiva (in)comunicación no tiene claramente las características de violencia física del “bullying”; sino que muy frecuentemente se realiza de un modo muy cuidadoso, sofisticado (no dejas pruebas tangibles); lo que no disminuye, al contrario, multiplica, su efecto estigmatizador. De hecho, el “bullying” escolar está fuertemente caracterizado por actos físicamente agresivos. Por el contrario, la violencia física raramente aparece en el síndrome laboral adulto. Más bien, el “mobbing” adulto se caracteriza por conductas mucho más sofisticadas, clínicas, como por ejemplo: aislamiento social de la víctima.

Leymann propone utilizar el concepto de “bullying” para las agresiones entre niños y adolescentes en la escuela, y reservar el término “mobbing” para la conducta adulta. De acuerdo con Piñuel (2001) “mobbing” es el encadenamiento a lo largo de un periodo de tiempo bastante corto de intentos o acciones hostiles consumadas, expresadas o manifestadas por una o varias personas hacia una tercera: el objetivo.


Definición Operacional de “Mobbing” en el Ambiente Laboral

El psicoterror o “mobbing” en la vida laboral conlleva una comunicación hostil y desprovista de ética que es administrada de forma sistemática por uno o unos pocos individuos, principalmente contra un único individuo, quien, a consecuencia de ello, es arrojado a una situación de soledad e indefensión prolongada, basándose en acciones de hostigamiento frecuentes y persistentes (definición estadística: al menos una vez por semana) y a lo largo de un periodo prolongado (definición estadística: al menos durante seis meses). Como consecuencia de la alta frecuencia y alta duración de estas conductas hostiles, tal maltrato se traduce en un enorme suplicio psicológico, psicosomático y social. La definición excluye los conflictos temporales y focaliza en un punto en el tiempo en que la situación psicológica comienza a traducirse, psiquiátrica, o psicosomáticamente, en condiciones patógenas. En otras palabras, la distinción entre “conflicto” y “psicoterror” no se centra en qué se hace, o cómo se hace, sino en la frecuencia y la duración de lo que se hace.

Definición Legal en Puerto Rico según Lcdo. Carlos Mondríguez

Quedo establecido en el Proyecto de Ley del Senado 1008, según ex-presidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico que constituye acoso laboral en el empleo aquella conducta abusiva verbal, escrita o física de forma reiterada por parte del patrono, sus agentes, supervisores o empleados, ajena a los legítimos intereses de la empresa del patrono, no deseada por la persona, que atenta contra derechos constitucionales protegidos, tales como: la inviolabilidad de la dignidad de la persona, la protección contra ataques abusivos a su honra, su reputación y su vida privada o familiar, y la protección contra riesgos para su salud o integridad personal en su trabajo o empleo. Esta conducta de acoso crea un entorno de trabajo intimidante, humillante, hostil u ofensivo, no apto para persona alguna.

Nuestra intención es proveerles las herramientas a ustedes para que no solo conozca sus derechos y pueda defenderse si no brindarle un apoyo incondicional en su situación laboral. Usted no esta solo.

Dra. Jackeline RosadoPsicologa Clinica-Escolar
Especialista en Acoso Laboral o Mobbing
Oficina Puerto Rico Mobbing email: jackierosado@yahoo.com

3 Comments:

At 2:05 PM, Blogger Bambalinero said...

Saludos

Magnífico trabajo para la comprensión de este fenómeno que afecta a miles de personas alrededor del mundo. Yo fui víctima de mobbing recientemente y es sorprendente cómo se manifiesta en el entorno laboral, creando un clima de paranoia y desconfianza total en sus compañeros y superiores. No ha sido fácil la recuperación pero gracias a que mi trabajo de investigación (las ironías de la vida) va dirigido a este comportamiento, he podido "manejar" las crisis. Gracias por su blog!

 
At 9:42 AM, Blogger zz said...

RESPONSABILIDAD LEGAL POR ACOSO LABORAL O ESCOLAR
Hasta recientemente, los Tribunales en Puerto Rico resolvían en que no procedía la acción de acoso laboral en contra del patrono, porque no existe una ley que así la autorice. En el caso de González González v. Adsuar Muñiz Goyco Seda & Pérez-Ochoa, PSC, la Demandante establece un precedente que cambia esa normativa (Microjuris 2012 TA 133; JTS 500 DTA 2012). En este caso, una Secretaria Legal instó una Demanda incluyendo, entre otras causas de acción, la acción de acoso laboral en contra su patrono el Bufete de Abogados, Adsuar Muñiz Goyco Seda & Pérez-Ochoa, PSC (“AMG”). El Tribunal de Primera Instancia de San Juan (“TPI”), dictó una Sentencia Sumaria Parcial, desestimando la acción de acoso laboral amparándose en que no existe una ley que autorice dicha causa de acción.
La Demandante apeló al Tribunal de Apelaciones (“TA”), alegando que el acoso laboral es contrario al derecho de la dignidad del ser humano y al derecho a la intimidad, protegidos bajo nuestra Constitución. El TA acogió la Apelación y revocó al TPI resolviendo que, aunque no hay una ley que autorice dicha causa de acción de acoso laboral, la misma cae en las acciones por daños y perjuicios causados por culpa o negligencia, regulados bajo el Artículo 1802 del Código Civil de Puerto Rico. Durante años, incluyendo en estos momentos, la Legislatura ha presentado varios proyectos de ley para autorizar dicha causa de acción, pero no han logrado aprobar la misma. El Bufete AMG acudió al Tribunal Supremo de Puerto Rico y éste, en tres ocasiones, denegó revisar la decisión del TA. Esta decisión es muy importante en estos tiempos en que con tanta frecuencia se dan casos de acoso, tanto en el ambiente escolar (bullying), como en el ambiente laboral. Esta decisión lleva un mensaje claro e inequívoco a patronos, autoridades escolares y a padres que, bajo esta nueva normativa, son responsables por los daños a las víctimas de acoso.

 
At 9:43 AM, Blogger zz said...

RESPONSABILIDAD LEGAL POR ACOSO LABORAL O ESCOLAR
Hasta recientemente, los Tribunales en Puerto Rico resolvían en que no procedía la acción de acoso laboral en contra del patrono, porque no existe una ley que así la autorice. En el caso de González González v. Adsuar Muñiz Goyco Seda & Pérez-Ochoa, PSC, la Demandante establece un precedente que cambia esa normativa (Microjuris 2012 TA 133; JTS 500 DTA 2012). En este caso, una Secretaria Legal instó una Demanda incluyendo, entre otras causas de acción, la acción de acoso laboral en contra su patrono el Bufete de Abogados, Adsuar Muñiz Goyco Seda & Pérez-Ochoa, PSC (“AMG”). El Tribunal de Primera Instancia de San Juan (“TPI”), dictó una Sentencia Sumaria Parcial, desestimando la acción de acoso laboral amparándose en que no existe una ley que autorice dicha causa de acción.
La Demandante apeló al Tribunal de Apelaciones (“TA”), alegando que el acoso laboral es contrario al derecho de la dignidad del ser humano y al derecho a la intimidad, protegidos bajo nuestra Constitución. El TA acogió la Apelación y revocó al TPI resolviendo que, aunque no hay una ley que autorice dicha causa de acción de acoso laboral, la misma cae en las acciones por daños y perjuicios causados por culpa o negligencia, regulados bajo el Artículo 1802 del Código Civil de Puerto Rico. Durante años, incluyendo en estos momentos, la Legislatura ha presentado varios proyectos de ley para autorizar dicha causa de acción, pero no han logrado aprobar la misma. El Bufete AMG acudió al Tribunal Supremo de Puerto Rico y éste, en tres ocasiones, denegó revisar la decisión del TA. Esta decisión es muy importante en estos tiempos en que con tanta frecuencia se dan casos de acoso, tanto en el ambiente escolar (bullying), como en el ambiente laboral. Esta decisión lleva un mensaje claro e inequívoco a patronos, autoridades escolares y a padres que, bajo esta nueva normativa, son responsables por los daños a las víctimas de acoso.

 

Post a Comment

<< Home